Cómo el COVID-19 impacta los juegos de apuestas en línea



Las incertidumbres financieras después de los despidos y paros técnicos de las empresas han hecho que muchos consumidores de EE. UU. sean más frugales, pero otras personas aún están recurriendo a las compras como terapia para hacer frente al estrés. Las compras en dispositivos móviles han aumentado en marzo, incluso cuando las compras en las tiendas han bajado. Sin embargo, las compras no pueden ocupar a los consumidores por mucho tiempo y están buscando otras formas de entretenerse. El juego en línea y las apuestas son posibles salidas, y el sector puede incluso superar la pandemia con menos daño financiero que otras industrias. Dichos sitios esperan un gran crecimiento en los EE.UU., alcanzando un valor de $102.9 mil millones para 2025, según un estudio. Las compañías de juegos de azar en línea parecen estar superando la pandemia mejor que sus primos físicos, pero un entorno en el que los juegos de azar se realizan en línea requiere que los pagos también cambien. Los consumidores que se sientan a apostar a través de sus computadoras o teléfonos probablemente no deseen recibir ganancias a través de cheques y esperan pagos digitales sin esfuerzo, incluso con las medidas de seguridad de las plataformas de juego en línea que aseguran que los ganadores sean verificados adecuadamente. La mayoría de las empresas de juegos de apuestas digitales son conscientes de las expectativas de los clientes, y los casinos en línea suelen ofrecer una gama de opciones de desembolso digital para que los jugadores puedan seleccionar la opción que mejor satisfaga sus necesidades específicas. La importancia de los desembolsos rápidos y seguros podría tener un peso diferente ahora que los jugadores están apostando en línea con mayor frecuencia y buscando la velocidad a la que están acostumbrados al hacer compras en línea típicas. Veamos entonces cómo la pandemia de Covid-19 ha impactado el ámbito de los juegos de apuesta en línea.

Cambios en el juego en línea y apuestas deportivas La pandemia está pasando por un año ya crítico para las apuestas en línea. Una decisión de la Corte Suprema de EE. UU. permitió las apuestas deportivas en 2018 e inspiró las leyes de 2019 que rigen la industria incipiente en 10 estados y estableció pautas como cómo pueden operar los casinos en línea y cómo se gravarían las apuestas deportivas. Se esperaba que este año fuera lucrativo para las apuestas deportivas en línea, ya que es el primero desde que se crearon esas regulaciones. La pandemia COVID-19 está probando esa predicción, pero las cancelaciones de eventos deportivos a corto plazo, y la reducción de las oportunidades de apuestas, aún no han indicado problemas a más largo plazo para la industria. Esto es especialmente notable ya que los esfuerzos para minimizar la propagación del virus mantienen cerrados los casinos físicos. Los estados han experimentado una disminución en los ingresos y pequeñas caídas en las apuestas deportivas, pero un aumento general en las ganancias de otros sitios de apuestas en línea. Nueva Jersey emitió órdenes de cierre para sus casinos tradicionales el 16 de marzo, por ejemplo, y aunque los ingresos de sus casinos cayeron un 61,7 por ciento ese mes en comparación con marzo de 2019, sus ingresos de juegos en línea durante el mismo período aumentaron un 65,7 por ciento. Pensilvania reportó cifras similares, con ingresos tributarios de las apuestas físicas disminuyendo a $ 50.5 millones en marzo de 2020 de $ 67.5 millones en marzo de 2019. El estado ha ganado $ 24.3 millones de juegos en línea desde el verano de 2019. Nueva Jersey y Pensilvania se han convertido en dos de los mercados más importantes para las apuestas en línea de EE. UU., Y sus aumentos de ingresos son un buen augurio para la capacidad de la industria de sobrevivir a la pandemia. Los jugadores que se acostumbran a apostar en línea durante varios meses pueden no sentirse inclinados a visitar los casinos tradicionales una vez que vuelvan a abrir, a menos que se sientan insatisfechos con los servicios de los proveedores en línea. Los servicios digitales deben permitir pagos sin interrupciones para mantener este impulso positivo y simular la emoción de los casinos que pagan a los ganadores en el momento con dinero en efectivo o cheques. Enviar fondos por correo para clientes en línea no es tan gratificante, lo que significa que los sitios deben crear sus propias experiencias instantáneas.
Conclusión
Las expectativas para el mercado de los juegos de azar y las apuestas ya apuntaban a un incremento en el uso de las plataformas en línea, pero con las condiciones propiciadas por la pandemia de Covid-19 desde el principio de 2020 han acelerado la adopción de esta modalidad. Por un lado, las restricciones de movilidad para la población que les ha forzado a permanecer en casa y con más tiempo libre, y por el otro el cierre temporal de los casinos físicos han propiciado que más gente le dé la oportunidad a las experiencias en línea. Incluso cuando las restricciones se relajen y se reabran los casinos lo harán de forma limitada y el público, ya sea por precaución o conveniencia, podrían optar por seguir utilizando las experiencias en línea. Ya podemos ver la evidencia de esto al comparar los ingresos obtenidos entre cada modalidad y demostrando que los casinos en línea son viables en estos tiempos de incertidumbre.